Villa O’Higgins


Read about the adventurers taking a break and making new friends in Villa O’Higgins – Neon’s perspective

 

Villa O’Higgins.

Como se ha mencionado, entramos en Villa O´Higgins desde el muelle. Es una pequeña ciudad al final de una larga carretera Ruta 7. Muchas personas que viajan lo que se conoce como la ruta de la bicicleta de la Carretera Austral, ya sea comenzando o terminando su viaje en Villa O´higgins. Era el tipo de ciudad que necesitabamos para tomar un descanso retiradas de la tecnología, se puede ir andando, y esta llena de gente amable. También habíamos enviando un paquete allí, a un amigo de un amigo (por supuesto) llamado Marcela con la que habíamos mantenido contacto desde antes del inicio del viaje.

Encontramos un hostal / campamento en el extremo de la ciudad y rápidamente nos duchamos y cocinamos algo de cenar. El propietario del hostal, Fili, conocía a Marcela, y la llamó. Estábamos comiendo la cena, cuando Marcela llegó a nosotras, su amabilidad era aún mayor en persona y hablamos un poco y luego acordamos parar en su casa el siguiente día.

Después de una noche de sueño sólido y de algo más de comida, caminamos las pocas cuadras por la ciudad a la casa de Marcela y la encontramos trabajando en su tienda /estudio. Hablando con ella, a pesar de que yo no podía entender por completo sus palabras (debido al español) fue un soplo de aire fresco para mí. No podía entender por qué, pero me sentí como en casa en su presencia. Marcela y su compañero Rodrigo son dos de las personas más genuinas que he conocido, después de haber encontrado su lugar en la vida sin dejar de luchar por lo que creen. Marcela es una artista muy bella en sus pinturas, y ella tiene un pequeño estudio/tienda en Villa O´higgins para los turistas. El arte de Rodrigo está en su música, que también enseña. Escuchar sus historias sobre la búsqueda de sus pasiones regenera mi lado creativo, y espero con interés trabajar en algunas de mis propias piezas de arte cuando la finalize la temporada aquí.  Estoy eternamente agradecida por amabilidad y hospitalidad.  

En los siguientes días, comímos,  dormímos, relajamos y solializamos. Villa O´higgins se convirtió en un hogar lejos de casa mientrás descansábamos y planificábamos la siguiente sección de nuestra camina. Todo el pueblo estaba conectado, por lo que todo lo que tenía que hacer era pedir a Marcela, Fili donde o como hacer algo, y ellas nos enviaban a una dirección con un nombre y objetivo. Cuando uno está en pie, las ciudad pequeñas son las mejores.

 

Los días pasaron rápidamente y antes de darnos cuenta, habíamos estado en Villa O´higgins por casi una semana! A medida que nos preparabamos para salir, pasamos por Marcela y Rodrigo para un último adiós. .. y terminamos quedandonos un día más. Es sorprendente lo rápido que ciertas personas pueden finagle su camino en sus vidas tan profundamente. Compartimos un té alrededor de su pequeña mesa, y hablamos en la noche con ellos y otros nuevos amigos.  

 

Un día después Marcela, Rodrig o y su hijo se unió a nosotros en nuestro paseo por la ciudad, y nos abrió las puertas para dejarnos hacía nuestro camino. Todos nos abrazamos fuertemente antes de dispersarnos, Fidgit y Yo hacía Cohrane, los otros tres de regreso a su casa. Las lágrimas fluyeron libremente por mis mejillas, un profundo sentimiento de pérdida de la creación de un hoyo en mi ser.

Villa O´higgins y muchas de las personas no tienen una fortaleza en mi corazón. Y sé que voy a volver algun día. por ahora, siempre hacía el norte.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s